Amaranto logra escapar de los piratas, pero Paulina no
(falta desarrollar más esta idea)
Amaranto vuelve a la isla sin Paulina, después de haber escapado de los piratas. Pasa un tiempo con la pareja B, hasta que se recupera. A pesar de que se siente atraído por Berenice, piensa que se trata de algo pasajero, que el secuestro de Paulina le ha confundido. Durante la noche, Amaranto tiene un sueño: Paulina es forzada por los piratas, malvendida y finalmente muerta. Escucha la voz de ella, que le echa en cara que la abandonó y que está padeciendo por su culpa. Por esta razón decide volver a buscarla, suponiendo que intentarán venderla en algún puerto próximo. Así pues, al amanecer se hace con una nave, provisiones y algunos hombres que le acompañen en esta nueva aventura.